miércoles, 31 de agosto de 2011

Clasicos Dramas Coreanos

Si pudieramos hablar de clasicos en los Dramas Coreanos, es posible que estos dramas son los que no puedes dejar de ver.
Algunos de los comentarios que me dejan escritos aqui o en facebook, me dicen que es su primera vez y que tal o cual drama es su primero que se han quedado encantados y se interesan en saber mas sobre el mundo magico de los Dramas Coreanos, por lo que he seleccionado estos dramas como posibles Clasicos que no te puedes perder, los ordene alfabeticamente para dejar de lado cual es mi favorita, jajajaja.
Por cierto esto no quiere decir que esta es la unica lista, me he basado practicamente en mi experiencia entre los foros que he visitado y participo, actualmente hay muchas series que me han encantado y muchas de ellas bien pueden formar parte de esta lista, pero podriamos decir que estas series han ido mas halla de sus fronteras y nos han presentado el fenomeno del Hallyu, del cual nosotros hemos sido cautivados.


 
 
 
 
 
 
 
 
 

Summer Scent





En tu opinion cual crees que falta, deja tus comentarios.

Share:

Una muchacha habilidosa – Chechu Manun Cheo-nyo

Había una vez una muchacha que tenía la extraña habilidad de tejer nada menos que tres rollos de tela de ramio en una sola mañana. Cuando la joven alcanzó edad de casarse, sus padres se pusieron contentos pensando que podría elegir un buen partido, por eso les pareció una excelente idea la condición que puso su hija para elegir al candidato. Para ser digno de ella, su futuro marido debía tener una habilidad fuera de lo común, cualquiera que fuese. Como no era fácil tener un talento a su altura, fueron pasando los años sin que ninguno de la comarca requiriera su mano. Los padres de la muchacha se inquietaron y decidieron publicar anuncios en los poblados principales de toda la provincia. Un día apareció un joven proveniente de un pueblo lejano que aseguró que podía construir una casa en menos de veinticuatro horas. En efecto, por la mañana fue al monte a cortar y alisar troncos de árboles, por la tarde levantó los muros de ladrillos, y por la noche subió las tejas del techo. A la mañana siguiente, cuando salió el sol, la casa estaba lista. Al padre le pareció que este talento del joven era más que digno de la habilidad de su hija y le dio el visto bueno. Sin embargo, la muchacha decidió ver primero la casa antes de decidir. Era una casa preciosa, sin duda alguna, pero tenía el defecto de que los pilares de una habitación habían sido colocados al revés. No era algo que se notara demasiado ni que afectara a la construcción, pero pensando que ella tejía tres rollos de ramio sin una sola falla, rechazó al joven.

Pasaron varios años sin que ningún candidato se presentase. Un día llegó un joven que aseguraba que podía cazar tres sacos de pulgas en una mañana. No sólo eso, podía ponerles una argolla en las narices a todas ellas y atarlas todas a un poste en una sola hilera. El padre no le vio gran utilidad a esa habilidad, pero considerando que era algo de lo que pocos podían jactarse, le dio permiso para que lo demostrara. Al día siguiente, al mediodía, el joven mostró triunfante a la muchacha y a su padre una interminable ristra de miles de pulgas puestas en fila y atadas a un poste. Era imposible no quedar boquiabierto ante esta proeza, pero de todos modos la joven decidió inspeccionar las pulgas. En efecto, todas ellas tenían una argolla en la nariz por la que pasaba el hilo que las ataba, menos la antepenúltima. En esta pulga, sin duda debido al apuro, la argolla había sido prendida al cuello en lugar de la nariz. No se podía decir que fuese un gran defecto, pero pensando que había despedido a su primer pretendiente por una falla también mínima, se dijo que debía ser consecuente y rechazó también a este joven.

Pasaron otros cuatro o cinco años. La muchacha había sobrepasado en mucho la edad en que las jóvenes solían casarse y todo el mundo la llamaba solterona. Muchos se burlaban a sus espaldas de las exigentes condiciones que había puesto para elegir marido y decían que ella era la única culpable de su soltería. Cansada de que la señalaran con el dedo y pensando que era una vergüenza para sus padres, subió a un acantilado muy elevado que daba a un lago profundo con el propósito de quitarse la vida. Como la buena Simcheong que se tiró al mar para salvar a su padre, se envolvió la cabeza con el ruedo de su falda y se lanzó de un salto. Cuando estaba a punto de tocar el agua, algo detuvo su caída. Cuando la joven se descubrió la cara, vio con sorpresa que un monje la había recogido al vuelo en una canasta de bambú con un mango muy largo. Muy enfadada ella le dijo: “¿Quién se cree que es Ud.? ¿Por qué me salva la vida si no se lo pedí? ¿Y de dónde sacó esa canasta tan rara?”. El monje le respondió con calma: “Me llamo fulano de tal y, como puedes ver, soy un monje. Volvía de hacer un mandado a un templo vecino y vi que te tirabas del acantilado. Entonces fui corriendo al bosque de bambúes, corté a toda prisa los troncos más flexibles y confeccioné esta canasta en un santiamén. Después bajé corriendo y llegué a tiempo para recogerte con la canasta antes de que te cayeras al agua.” La muchacha se dio cuenta que había encontrado al hombre de su vida, no sólo porque era capaz de hacer canastas en un abrir de cerrar de ojos sino también porque tenía la habilidad de salvar las vidas ajenas, lo que valía mucho más que tejer tres rollos de ramio en una mañana. Sin pizca de vergüenza, la joven le pidió que fuera su marido. Y el monje, que era pícaro como lo son en el fondo todos los monjes, no despreció la oportunidad y le dio el sí. De este modo, la muchacha habilidosa y el monje que colgó los hábitos vivieron felices el resto de sus vidas.

 Fuente KBS WORLD
Share:

martes, 30 de agosto de 2011

Prosecutor Princess (2010)

Sinopsis:

Ma Ri Hye es una mujer con una excelente inteligencia y capacidad para salirse con la suya, lo que le permitió pasar el examen de graduación universitaria con facilidad. A pesar de su talento, ella está más interesada en estar a la moda y no le gusta el trabajo duro, así que está lejos de ser un fiscal ideal y tiene dudas sobre su idoneidad para su trabajo.
Acompaña a Ma Ri en el recorrido a resolver un complejo caso judicial que se acompaña de alegría, misterio, sorpresa, dulzura, diversión y por supuesto Amor; mucho Amor. 
  • Título original: 검사 프린세스 / Geomsa Princess  
  • También conocida como: Female Prosecutor Mata Hari  
  • Género: Romance 
  • Número de Capítulos: 16

Comentario:
Debo confesar que en el primer episodio y hasta en el segundo me pude haber arrepentido de haberla visto pero fue tanta mi curiosidad que termino encandandome, jajajaja... la razon por la que casi la dejo de ver es por lo superficial de la chica pero poco a poco la trama me fue a trapando y como me gusta los misterios me deje llevar conforme pasaron los episodios comprendi y has me callo muy bien Ma Ri Hye...
Lo senti un poco al estilo de Legally Blonde y la cancion principal no dejo de pensar que se escucha muy al tipo de Oops!... I Did it Again de Britney Spears, pero en fin.
Pero los casos que tuvo que resolver nuestra Fiscal estuvieron muy buenos creo que eso fue lo que me hizo verla y como la trama se fue enredando cada vez... me encantan ver siempre los trios y este me encanto porque no es el tipico de que la chica sufre mucho por el amor del chico sino que ya lo tiene pero ella cree estar clavada con otro, eso me encanta y pues siempre nos lleva hasta el final donde todo parece no tener solucion pero aparece Superman y lo resuelve favorablemente, jajajaja... ya entenderan cuando lo vean...
Bueno me la pase muy bien con este drama, espero que les agrade a ustedes tambien, espero sus comentarios.
Share:

Meokdori y la cuesta de la zorra – Meokdori Ua Yeo-u Gogue

Había una vez en las inmediaciones de una aldea una cuesta cuya sola mención despertaba el terror de todos. Se llamaba la “Cuesta de la zorra”, pues decían que en ese sitio una zorra de nueve colas esperaba a los aldeanos que la transitaban para engañarlos y llevarlos a la muerte. En lo posible nadie cruzaba solo la cuesta y menos de noche. Sin embargo, un día un noble de mediana edad no tuvo más remedio que ponerse en camino por la cuesta al anochecer, pues tenía asuntos urgentes que resolver en una aldea vecina. No era muy tarde, pero sería porque estaba lloviendo, pues el cielo se había oscurecido y apenas podía ver unos metros adelante. Caminó y caminó durante un tiempo que le pareció una eternidad. Ya era tiempo de que se vieran las luces de la aldea a donde se dirigía, pero la negrura más absoluta lo rodeaba por todas partes. Decidió descansar unos minutos para reponerse del cansancio y entonces escuchó unos suaves pasos que venían detrás de él. De la oscuridad surgió la figura de una mujer de suaves proporciones y rasgos muy bellos. Atrevida, la mujer le dirigió la palabra: “¿A dónde vais en esta noche tan oscura y fea?”. “Tengo apuro por llegar a la aldea vecina porque me están esperando para resolver unos asuntos”, contestó él. “¡Qué bien! Yo también voy a esa aldea. Si no os importa, seré vuestra compañera de viaje”, respondió ella con descaro. El noble se sintió aliviado de tener compañía y juntos comenzaron a andar charlando como viejos amigos. Pero el paso de la mujer era tan rápido que el noble apenas podía seguirla. Al cabo de un rato, la mujer se adelantó tanto que él la perdió de vista por completo. Tratando de alcanzarla, el noble tropezó con una piedra y se cayó golpéandose la cabeza, de modo que perdió el conocimiento. Cuando despertó varias horas después, estaba asomando el sol. Se hallaba en las laderas de un monte, en medio de unas tumbas, que al rato reconoció como las de sus antepasados. Volvió a su casa sintiéndose muy confuso y enfermo, y al cabo de unos días, murió repentinamente y sin causa alguna.

Un día el hijo del noble muerto misteriosamente tuvo un sueño muy inquietante. Su padre le pedía que lo vengara de su injusta muerte, atrapando a la zorra que se le había aparecido en forma de mujer. El hijo del noble no tenía ningún deseo de poner en peligro su vida, pero tampoco podía desobedecer la última voluntad de su padre, así que contrató a un aldeano llamado Meokdol para que cumpliera la misión en su lugar. Meokdol era el joven más fuerte y valiente de la aldea. Esa misma noche se puso en camino. Era una noche oscura y sin luna, como la que había sufrido el noble fallecido. Meokdol subió por la cuesta durante un buen rato y luego se sentó en una roca para fumarse un cigarrillo. En ese instante, surgió de la oscuridad una mujer muy bonita, quien sonriendo le preguntó: “¿Qué haces aquí solo en esta noche tan oscura?”. Esta mujer tan bella y atrevida no podía ser otra que la zorra de nueve colas, así que Meokdol no dudó en seguirla. Caminaron juntos un buen rato, charlando y bromeando. De pronto, Meokdol la agarró de la muñeca, y cuando ella intentó zafarse, le dijo: “Eres la mujer más hermosa que he conocido. Déjame que te tome las manos, que no quiero que te vayas de mi lado.” Estando así sujeta, la zorra no podía intentar engañarlo de ninguna manera, así que Meokdol decidió no soltarla por nada del mundo. Como la zorra no quería desenmascararse, no tuvo más remedio que seguirle el juego forzosamente. Al cabo de un rato, llegaron a la orilla de un arroyo, en donde había un extraño árbol de ramas desnudas y retorcidas. Allí la zorra le dijo en tono meloso: “¿No podrías tomarme de la otra mano? Es que me duele mucho esta muñeca.” Meokdol pensó que no podía rehúsarse a eso y la sujetó de la otra mano. Entonces la zorra disfrazada de mujer volvió a pedirle otro favor: “¿No podrías soltarme sólo unos momentos? Es que tengo que ir al baño.” Meokdol le dijo que eso no era posible y le pidió que hiciera sus necesidades allí mismo, que de todos modos estaba tan oscuro que no se veía nada. Entonces la mujer se agachó y comenzó a hacer pis. Meokdol podía escuchar el sonido del chorro, así que esperó con calma. Sin embargo, pasaron horas y el chorro no se terminaba nunca. Poco a poco, la mañana comenzaba a clarear. Entonces, Meokdol abrió por fin los ojos y vio que tenía asida fuertemente en su mano una rama del árbol desnudo y que el sonido del chorro interminable era el las aguas del arroyo corriendo. La zorra se había burlado olímpicamente de él. Cuando en la aldea conocieron su historia, le pusieron el sobrenombre de Meokdol, que significa “tonto como piedra”, y este mote le quedó para siempre.

Como ven, los cuentos de terror coreanos tienen como protagonista a la zorra de nueve colas, un ser cruel y terrorrífico que espera a los hombres en las noches solitarias y oscuras para seducirlos y llevarlos a la muerte...

 Fuente KBS WORLD
Share:

lunes, 29 de agosto de 2011

Agradecimiento de la serpiente – Bem Ui Bo Eun

Había una vez un niño de familia noble que hacía sus primeras letras en la casa de su maestro junto a otros muchos niños. Un día vio que sus compañeros hostigaban a una serpiente tirándole piedras. El pobre reptil se retorcía de dolor y sus ojos miraban a uno y otro lado en busca de piedad. Compadecido, el niño dispersó a los niños y llevó la serpiente herida a la orilla del río. Al tomar contacto con el agua fría, la víbora se recuperó y se alejó nadando velozmente. Pasaron los años y el niño se convirtió en un joven apuesto y varonil. Sus padres le escogieron una buena muchacha como esposa y el joven se aprestó para la boda. La noche anterior al enlace soñó que se le aparecía una serpiente gruesa y fuerte que le decía: “Hace muchos años atrás tú me salvaste de la muerte. Ha llegado el momento de que retribuya tu generosidad. En la noche de bodas se derramará aceite sobre tu cabeza. No te lo limpies de ninguna manera.” El joven se despertó muy intrigado por el extraño sueño que había tenido y en todo el día no pudo olvidar la advertencia. La boda se llevó a cabo sin incidentes en la casa de la novia, como era la costumbre antiguamente; pero tal como lo había predicho la serpiente en el sueño, cuando estaba por acostarse en el lecho con su mujer, empujó sin querer la lámpara de aceite y su contenido se derramó sobre su cabeza. Recordando el sueño, el joven dejó que el aceite impregnara sus cabellos y no se lo limpió. Cumplida la unión nupcial, el joven se durmió profundamente. Soñó que un hombre fornido y alto como un poste descorría violentamente la puerta de la habitación. Tenía en sus manos un hacha afilada que brillaba a la luz de la luna. Sin dudarlo, se acercó a él que dormía profundamente y puso una mano sobre su cabeza. Al sentir el aceite que impregnaba sus cabellos, dirigió el hacha hacia su esposa que dormía junto a él y le asestó un golpe terrible, diciendo en voz alta: “Te mereces esto y mucho más, ¡ladrón de mujeres!” Antes de que pudiera siquiera despertar de su profundo sueño, el hombre salió corriendo y escapó velozmente. El joven pudo entonces abrir los ojos y la visión de lo sucedido lo dejó completamente helado. Su flamante esposa tenía una profunda herida en su cuello y su sangre teñía de rojo todo el lecho. Aterrorizado, el joven comenzó a dar voces y despertó a todo el mundo. Cuando los familiares de la novia vieron las manos ensangretadas del recién casado y escucharon sus extrañas palabras diciendo que un hombre había matado a su mujer confundiéndolo con él, comenzaron a murmurar y a sospechar de él. El joven fue finalmente conducido a la cárcel y, como no había ningún indicio que probara que no había matado a su mujer, el juez y gobernador de la región ordenó que fuera ejecutado en el término de tres días.

En el día en que se iba a cumplir la sentencia, el gobernador tuvo un sueño muy extraño. Soñó que se le acercaba una serpiente y dejaba antes sus pies una hoja de sauce con un orificio en el centro. El sueño le pareció tan extraño que decidió suspender la ejecución, que se iba a cumplir a primera hora del día. En su lugar, mandó llamar al adivino más prominente del país y le pidió que aclarara el significado del sueño. El adivino, sin dudarlo, manifestó que el verdadero asesino de la novia era un hombre llamado Yoo Hyeob-hwan, que en la escritura china significa literalmente “hoja de sauce con un agujero”. El gobernador ordenó entonces que buscaran en todos los rincones de la comarca a un hombre que tuviera ese nombre. Cuando lo encontraron, descubrieron asombrados que se trataba de un monje que servía en el templo al que solía asistir la familia de la novia. Además, su aspecto coincidía exactamente con la descripción del hombre que el joven había visto en sus sueños. Cuando lo torturaron para que confesara la verdad, el monje admitió que había ido a la casa para matar al joven que había tomado a su amante como esposa, pero que confundiéndolo con ella por tener el pelo aceitoso como suelen llevarlo las mujeres, le había asestado equivocadamente un golpe de hacha a su querida. Gracias a esta confesión, el joven pudo salir libre y su nombre quedó limpio de todo crimen.

La moraleja que nos deja esta historia, como muchas otras de su clase, es que los animales, aún los más repulsivos, merecen el respeto y la consideración de los seres humanos, pues, según la creencia popular, ellos son capaces de devolver con creces el trato, bueno o malo, que reciben. En este caso, la serpiente rescatada por el joven agradece este buen acto salvando la vida de su benefactor en dos ocasiones: la primera, en su noche de bodas y la segunda, en el día del cumplimiento de su ejecución.

 Fuente KBS WORLD
Share:

♥ Frases Inolvidables: 9 End 2 Outs


♥ La regla general en el béisbol es, si no tomas la oportunidad, entrarás en crisis.
No pensaré en las dificultades del pasado.
La vida es como el béisbol.
A los 30 años, estoy en el noveno inning con dos outs.
30… mi juventud está llegando a su fin en el noveno inning con dos outs.

♥ Mira eso…
Está pasando
Si, está pasando, es un homerun.
Si, lo hizo.
Incluso aunque hay 2 outs será difícil atraparla...
por eso el béisbol es tan imprevisible.
Si. El béisbol es imprevisible, y la vida...también lo es…


♥ Lo más importante...
una situaciones como esta, siempre se convierte en una oportunidad...
Sea en la vida o en el béisbol...

♥ Tomamos caminos diferentes, pero al final terminamos encontrándonos.

♥ Lamento si fue difícil para ti todo este tiempo.
Rompamos.
Haré eso por ti.

♥ Sin embargo, siempre hay uno en el béisbol.
Como siempre, inevitablemente el destino lo cubre todo con su manto.

♥ Todo ha terminado, ni siquiera puedo recordar cuando sucedió.
El una vez encantador banquete, la cicatriz aún está en el corazón.
Sigue sin cambiar su forma, nunca desaparece.
Como el tiempo fluye, esto es todo lo que queda.

♥ Este latido de mi corazón, es el rastro dejado por mi amor unilateral.

♥ "Todos beisbolistas deberían renunciar cuando comienzan a sentir...
como si la líneas de base se corren cuesta arriba. " Babe Ruth

♥ Amor...
Incluso si no lo dices, lo puedes sentir...
Deberías ser capaz de sentirlo...

♥ ¿Me estás pidiendo que salgamos?
Viendo que me amas...
como yo sigo mirándote...
Quería aceptar más...
y quería hacer más.
y yo quería hacer más.

♥ A menudo cuando pienso en ti...
Siempre sentía que estabas cerca, pero estabas muy lejos...

♥ El ensayo que hizo latir mi corazón al leerlo una y otra vez.
Aún recuerdo las vislumbrantes oraciones.
El ensayo que me dio tanta envidia que estaba toda temblorosa, cómo podría...
¿Cómo pudo haber sido escrito por alguien como tú?
Share:

domingo, 28 de agosto de 2011

El león y la liebre – Saya Ua Santoki

Había una vez un león muy grande y muy feroz que tenía aterrorizados a todos los animales que vivían en el monte. Era tan temido que no se atrevían a desafiarle ni siquiera los tigres. No sólo cazaba para comer sino que despedazaba a cualquier animal que veía, fuera grande o pequeño, sólo para demostrar la fuerza de sus afilados colmillos. Los otros animales del monte vivían tan atemorizados que no se atrevían a salir de sus escondites y madrigueras. Un día, hartos de la situación de terror, se reunieron en una asamblea secreta para buscar la manera de solucionar el problema. Lo más fácil era deshacerse del león, pero nadie estaba dispuesto a tanto heroísmo, porque, además si fallaban, era seguro que el león los mataría a todos de la manera más cruel. Después de mucho deliberar, llegaron a la conclusión de que la única manera de aplacar la ferocidad del león y vivir medianamente tranquilos era enviándole diariamente un animal para saciar su hambre, bajo la condición de que no molestaría al resto de los animales. Una vez que se cercioraron de que el león tenía el estómago lleno, una delegación compuesta por los representantes de los animales del monte se dirigió a la guarida del felino y le manifestó su propuesta. El león, que estaba de muy buen humor porque acababa de almorzarse un jabalí bien gordo, les respondió lo siguiente: “Me parece muy bien que hayan decidido dispensarme el trato que me merezco como soberano de este monte. Ya me estaba hartando de tener que salir a cazar todos los días, así que esto me viene muy bien. Pero, ojo, el día que falten a su promesa, les juro que no dejaré un ser vivo en varios kilómetros a la redonda.” La delegación tembló de sólo imaginarlo y se retiró haciéndole reverencias y jurando una y otra vez que le servirían todos los días un animal en bandeja.

Pasaron así varios meses. Todos los días, a primera hora de la mañana, los animales elegían al desafortunado que debía sacrificarse para la tranquilidad de la mayoría y lo enviaban prestamente ante el león. Un día le tocó el turno a una liebre cuyas ideas discurrían tan rápidas como sus patas. Por supuesto que la liebre no tenía ninguna ganas de morir y, menos todavía, de terminar su vida en el estomágo de un león. Pensando en cómo podría salvarse de este peligro, se le ocurrió una idea muy ingeniosa. Para empezar, no se presentó ante el león sino hasta que comenzó a ocultarse el sol. Para ese entonces, el león estaba furioso y casi muerto de hambre. Había esperado todo el día su cuota de alimento y, viendo que no llegaba, estaba pensando en el modo terrible con que castigaría este claro desprecio a su autoridad. La liebre llegó ante él con la lengua afuera como si hubiera corrido mucho y, guardando una distancia prudencial, le dijo: “Perdone, Su Majestad, mi tardanza, pero no ha sido culpa mía. Esta mañana, cuando venía hacia aquí, me cerró el paso un león casi tan grande y bravo como Ud. e intentó comerme. Yo le advertí que si me impedía llegar hasta aquí, él y todos los animales de este monte moriríamos cruelmente. Entonces ese león se rió a carcajadas y me retuvo todo este tiempo en su guarida. Solo me soltó hace unas horas para que viniera ante Ud. y le comunicara que lo desafía a una pelea por el poder de este monte. Le espera cerca de su guarida, a donde puedo conducirle ahora mismo, si lo desea.” Viéndose así desafiado, el león casi explota de la ira y, sin pensar en más, le ordenó a la liebre que lo guiara hasta ese lugar. La liebre corrió y corrió y lo llevó hasta un risco muy escarpado, que daba a un precipicio de varios cientos de metros que terminaba en una fosa de aguas muy profundas. Antes de llegar a la cima del risco, la liebre se detuvo y le dijo al león: “Ya estamos cerca, pero como ya es de noche y está muy oscuro, será mejor que espere aquí. Yo iré a explorar y si no hay peligro, le avisaré con un silbido. Entonces salte con todas sus fuerzas, que así tomará a ese león por sorpresa”. El león estuvo de acuerdo y esperó agazapado dispuesto a dar el salto de su vida. Segundos después, la liebre lanzó un agudo silbido y el león se lanzó al aire. Se escuchó entonces el terrible rugido de un león haciéndose cada vez más lejano y a continuación el valle entero reverberó con el ruido de un gran chapuzón. Por supuesto, el león murió en el acto. Al día siguiente la paz volvió al monte y los animales pudieron vivir tranquilos por mucho, pero mucho tiempo.

Quizá algunos se pregunten cómo es que aparecen leones en un cuento coreano, cuando en la península coreana no existieron jamás estos felinos tan feroces. La razón es que este cuento proviene de la India, donde sí los hubo, y luego fue conocido en toda Asia e incluso en Europa a través de la famosa colección de cuentos orientales llamada Panchatantra, del que quizás hayan oído hablar. 

 Fuente KBS WORLD
Share:

sábado, 27 de agosto de 2011

La esposa que descendió del cielo – Ha Nul Eseo Naeryo-on Ane

Había una vez un joven llamado Seongun, que era hijo de una acomodada familia noble. Un día que estaba estudiando hasta tarde, se quedó dormido y en sueños vio una muchacha celestial de extraordinaria belleza que descendía del cielo sobre una gran nube blanca. Quiso dirigirle la palabra, pero ella desapareció entre las nieblas y él no tuvo más remedio que despertar. Aunque todo había sido un sueño, Seongun se había quedado profundamente enamorado de la muchacha y no podía olvidarla. Su deseo de volverla a ver era tan fuerte que volvió a soñar con ella unos días después. En esta ocasión la muchacha le confesaba que ella también compartía su amor por él, pero que su padre, el señor de los cielos, le impedía bajar a la tierra y unirse a él. Seongun despertó de este sueño profundamente emocionado, pero no se contentó con saber que ella también lo quería. Deseaba tan intensamente tenerla a su lado que no hacía otra cosa que pensar en ella. como su esposa que cayó enfermo preso de fiebres muy altas. La joven celestial volvió entonces a aparecérsele en sueños y le dijo: “Ten paciencia. Para que te consueles hasta que consiga el permiso de mi padre de bajar a la tierra, ten este retrato mío. También toma como concubina una de las siervas de tu casa. Eso te ayudará a soportar la espera.” Diciendo esto, la muchacha desapareció. Cuando Seongun despertó de su sueño febril, encontró en efecto un bello retrato de su amada junto a su cama. Siguiendo el consejo de la joven, convirtió en su concubina a una sierva llamada Mewol. Sin embargo, ninguno de estos remedios sirvió de nada para aplacar los deseos de Seongun de unirse a la joven celestial, por lo que pronto cayó enfermo preso de unas fiebras muy altas. La joven volvió a aparecer en sus sueños y le dijo visiblemente emocionada: “Me duele hasta el alma que estés enfermo por mi culpa. Hay un modo de que podamos reunirnos. Recupérate cuanto antes y busca el jardín de las flores de loto, que ahí estaré esperándote.” Feliz ante la expectativa de encontrarse con su amada, Seongun sanó pronto y buscó por todas partes el jardín de las flores de loto. Por fin, lo encontró en la cima de una montaña muy recóndita, en donde la pareja se unió en cuerpo y alma, prometiéndose amor eterno.

Seongun llevó a la joven celestial a su casa y allí, ante la bendición de sus padres, se casó con ella. Fueron muy felices durante varios meses, pero llegó el día en que Seongun debía partir a Seúl para dar el examen nacional de funcionario. Cuando llegó el día fijado, Seongun salió por la mañana muy temprano antes de que saliera el sol. Sin embargo, no pudiendo soportar estar separado de su mujer siquiera unas horas, rehizo su camino y volvió secretamente a la casa por la noche. Una y otra vez Seongun se despedía de su mujer a la madrugada, pero sin poder evitarlo volvía a la casa por las noches para verla de nuevo. Viendo esto, la sierva Mewol, enferma de celos, fue a ver al padre de Seongun y le dijo que su nuera recibía todas las noches a un amante en ausencia de su marido. Esa noche el suegro vigiló la habitación de su nuera durante toda la noche y, en efecto, por la mañana muy temprano vio salir de ella a un hombre que se alejó rápidamente con paso sigiloso. Era Seongun, que esta vez sí había partido de verdad a Seúl. Furioso, el suegro encerró a su nuera y la conminó a que confesara su delito. Deshecha en lágrimas, la joven celestial juró que era inocente y como prueba de ello le pidió que lanzara al aire una hebilla de su cabello. Si era culpable, la hebilla se clavaría en su corazón, y si era inocente, abriría un agujero en el escalón de piedra de la casa. Conmovida por las lágrimas de la muchacha, la madre de Seongun hizo la prueba y, en efecto, la hebilla se clavó como una flecha en la dura piedra. Sin embargo, el padre de Seongun no se ablandó y ordenó que la dejaran morir de hambre y sed.

Cuando Seongun volvió una semana después, feliz de haber aprobado el examen, y supo la tragedia que se había desatado en su hogar, casi se muere él también de la desesperación. Pasó velando toda la noche junto al frío cadáver de su esposa, pero durante unos breves momentos en que se quedó dormido, se le apareció la joven celestial en sueños y le contó la verdad de todo lo ocurrido. Seongun fue entonces hacia la sierva Mewol y la obligó a que confesara su mentira ante todo el mundo. Cuando se supo la verdad, todos lloraron con lágrimas de sincero arrepentimiento. El señor de los cielos, conmovido por el amor de Seongun y la confesión de la sierva Mewol, permitió a su hija que volviera junto a su marido y completara la vida de felicidad que había iniciado con los mortales. Así la hija celestial resucitó y la pareja fue feliz por el resto de sus vidas.

 Fuente KBS WORLD
Share:

viernes, 26 de agosto de 2011

Brian

Nombre completo: Brian Min-Kyu Joo
Fecha de nacimiento: 10 de enero, 1981.
Altura y peso: 176cm, 60kg.
Tipo sanguíneo: A
Aficiones: Internet, coleccionar perfumes, baloncesto

Biografia:

Hizo su debut como cantante junto con Hwan Hee con el que forman el dúo Fly to the Sky. El primer álbum del dúo se lanzó en 1999. A diferencia de su compañero que mostró dotes de actor en un par de telenovelas, Brian se ha mantenido más adherido al mundo de la música popular, participando en bandas sonoras de algunas dramas para la televisión, y cumpliendo funciones de conductor en espectáculos musicales para la pantalla chica.

Igualmente, Brian ha logrado sobresalir en sus esporádicas apariciones en programas de variedades y entretenimiento, haciendo alarde de un buen sentido de humor. En el año 2006 Brian lanzó su primer disco como solista, demostrando una vez más su talento musical en diversos géneros.
Share:

Brand New Day

Trío de muchachas jóvenes compuesto por Kim Sue Ji (23 de febrero, 1988), Kim Sue Jin (23 de agosto, 1988) y Lee Sue Jin (31 de enero, 1989), seleccionadas meticulosamente por un proceso de convocatoria pública que duró un año entero. Posteriormente, las tres jóvenes tuvieron que pasar por un entrenamiento de más de dos años para elevar la calidad de vocalización. Artistas y productores de gran calibre participaron en este largo y estricto proceso, con el objetivo final de presentar en el mercado un grupo femenino que estuviera por encima de todos.

Igualmente, la producción de su primer álbum fue todo un proyecto altamente selectivo en que participaron los compositores más destacados del país. De unas cien canciones potenciales, se eligieron tan solo cinco temas de lo que llaman “música híbrida” para el primer disco de Brand New Day. La producción del video musical para el tema principal fue otra fase de trabajo intensivo con el director Sohn Jung Hwan que goza de renombre entre los artistas.
Share:

BEAST

Grupo masculino compuesto por seis muchachos: Yong June Hyung (19 de diciembre de 1989), Son Dong Woon (6 de junio de 1991), Jang Hyun Seung (3 de septiembre de 1989), Yoon Doo June (4 de julio de 1989), Yang Yo Seob (5 de enero de 1990) y Lee Ki Kwang (30 de marzo de 1990). Ya antes de su debut oficial en octubre del año 2009 el grupo estaba en boca de todos por la expectativa que se había creado acerca de su calidad musical, así como por el atractivo de cada uno de sus miembros.

Los seis chicos llevan varios años de arduo entrenamiento para elevar al máximo su potencial como artista de la farándula. En el caso de Lee Ki Kwang tiene historial de haber actuado en el mundo de la música como solista bajo el nombre de AJ, y los demás cuentan también con considerable experiencia en diferentes ámbitos del sector. Los chicos han participado activamente en la producción discográfica de su primer álbum, mostrando sus calibres como verdaderos músicos.

El estilo de música que exponen sigue las bases de la música bailable con ritmo marcado, pero con melodías tendiendo a un estilo análigo del pop. Esta característica se puede observar en “Bad Girl”, tema principal de su primer disco, que descarta las melodías extremadamente sensacionalistas que abundan en estos días, y opta por sonidos acústicos y técnicas pop de los años 80.
Share:

Baek Ji Young

Fecha de nacimiento: 25 de marzo, 1978
Lugar de nacimiento: Seúl, Corea
Altura y peso: 168cm, 46kg
Aficiones: patinaje, mirar películas



Baek Ji Young debutó en 999 con un estilo muy sexy. Su primer álbum con caciones de ritmo latino se posicionó inmediatamente en la lista de las canciones más escuchadas del momento. Luego del éxito consechado en el primer disco, lanzó temas de salsa y otros géneros latinos, lo cual la ubicó en la lista de las cantantes de gran talento tanto para el canto como para el baile. Tiene un tono de voz comparablemente grave y esta característica atrajó más la atención del público. Tras cosechar fama con los primeros álbumes tanto en Corea como en algunos países asiáticos, se alejó por un par de años del mundo del entretenimiento por problemas personales que impidieron seguir su carrera. En 2006, ya superada de los momentos difíciles, regresó con todo: renovada y con nuevo estilo. Su quinto álbum lanzado en 2006 ayudó a que Baek pueda reiniciar una nueva carrera con canciones de balada. El tema ‘I Won’t Fall in Love Again’ la llevó a un estrellato indiscutible. Hoy en día es una de las solistas más queridas y muchos la llaman la ‘reina de las baladas’.
Share:

Bada

Nombre verdadero: Choi Sung Hee
Fecha de nacimiento: 28 de febrero, 1980
Altura y peso: 164cm, 47kg.

Biografia:

Pasó los años de adolescencia como vocalista principal del trío femenino SES que arrasó el mercado discográfico de Corea hacia finales de los 90. A la desintegración del grupo en el año 2002 se lanza como solista presentando su primer álbum al año siguiente. Hacia el 2007 empezó a trabajar también como actriz de musicales, ganando renombre por su vocalización sobresaliente y una buena presencia en el escenario, logrando obtener importantes premios como el de “popularidad” en el 2008 y el de “mejor actriz” en el 2009 en la entrega de premios de musicales del país.

A diferencia de otras artistas que han optado por un cambio drástico de imagen al lanzarse como solistas después de pertenecer a un “girl band” exitoso, Bada prefirió seguir manteniendo el tono de música bailable, ateniéndose a su ambición de ser una artista de corriente definida independientemente de los años. Es conocida por numerosas colaboraciones en servicios sociales, y el buen gusto en el vestir.
Share:

4minute

Quinteto femenino compuesto por Nam Ji Hyun (9 de enero, 1990), Huh Ga Yoon (18 de mayo, 1990), Jun Ji Yoon (15 de octubre, 1990), Kim Hyun Ah (6 de junio, 1992) y Kwon So Hyun (30 de agost, 1994). Su debut fue todo un suceso, como el propio nombre de su primer mini disco “Hot Issue”. En parte la polémica fue por uno de sus integrantes, Kim Hyun Ah, que había sido miembro del exitoso grupo Wondergirls. La joventica abandon el grupo que se encuentra bajo la tutela de la agencia JYP, y todos los seguidores de las Wondergirls siguieron con sigilo sus siguientes pasos. Hubo rumores de un supuesto lanzamiento de la jovencita como solista, pero tras más de un año de proyectos en secreto, nació el grupo 4Minutes que la tenía como integrante.
El nombre del grupo 4Minutes fue adoptado para significar la intención de las jovencitas de mostrar todo su talento e impresionar al público en tan sólo 4 minutos. El tema principal de su mini disco Hot Issue es una producción de uno de los compositores más aclamados del momento, Tigre de Sinsadong, que ha creado éxitos interpretados por Jewelry o Mighty Mouth. Su canción se caracteriza por un ritmo funky de los años 80, y que descarta letras lineales, concentrándose en un “hook” que engancha al oyente con una melodía repetitiva.
Share:

4men

Grupo masculino compuesto actualmente por Young Jae (nombre verdadro: Kim Young Jae, 23 de julio de 1983), J1 (nombre verdadero: Song Jae Won, 21 de febrero de 1985), Kim Won Joo (29 de julio de 1987) y Shin Yong Jae (primero de noviembre de 1989). Originalmente estuvo formado por otros miembros como Yoon Min Soo que posteriormente fue a formar parte del grupo Vibe, y Jung Sae Young y Han Hyun Hee que ahora trabajan como dúo bajo el nombre de Someday. El debut de 4Men como grupo se dio en el año 1998 y los miembros originales permanecieron juntos hasta la producción del segundo disco en el 2000. Posteriormente el grupo se fue desintegrando por la ausencia consecutiva de los miembros que iban pagando sus servicios militares.

En el año 2006, cuando todos los miembros originales habían terminado sus obligaciones con la patria, se reunieron y se introdujo a J1 como nuevo miembro, lanzando el tercer disco. En el año 2008 todos los miembros originales abandonaron el grupo, y se reformuló el cuarteto masculino con los miembros actuales. Desde su debut el cuarteto ha cultivado el género del R&B.
Share:

2PM

Jun Su
Nombre real: Kim Jun Su
Altura y peso: 180cm, 68kg
Aficiones: componer canciones, coleccionar discos
Comida favorita: Krispy Kreme donuts

Jae Beom
Nombre real: Park Jae Beom
Altura y peso: 174cm, 60kg
Aficiones: baloncesto, escuchar música
Músico favorito: Eminem, 2pac, Michael Jackson, Usher, Chris Brown

Nichkhun
Nombre real: Nichkhun Buck Horvejhul
Altura y peso: 180cm, 64kg
Aficiones: tocar el piano, levantar pesas
Deporte favorito: Badminton, golf

TaecYeon
Nombre real: Ok Taek Yeon
Altura y peso: 185cm, 76kg
Aficiones: cocinar

Woo Young
Nombre real: Jang Woo Young
Altura y peso: 178cm, 65kg
Aficiones: baile
Músico favorito: Michael Jackson, Park Jin Young

Jun Ho
Nombre real: Lee Jun Ho
Altura y peso: 178cm, 67kg
Aficiones: escuchar música, leer
Músico favorito: Usher, Justin Timberlake

Chan Seong
Nombre real: Hwang Chan Seong)
Altura y peso: 184cm, 75kg
Aficiones: Taekwondo
Músico favorito: Jamie Foxx, Brian McKnight, Park Jin Young


Biografia:


2PM es un ambicioso proyecto del famoso productor y cantante Park Jin Young, de la agencia JYP Entertainment. 2PM es un grupo formado por siete cantantes talentosos elegidos en numerosas audiciones en todo el país. Cada uno de los integrantes se destaca por ser dueño de habilidades sorprendentes, ya sea para el canto o el baile, y esta banda espera convertirse en el grupo idol de mayor popularidad del país. Tras un largo período de entrenamiento, 2PM apareció en los escenarios más que preparado para demostrar todos sus talentos ante el público. El resultado fue más que exitoso ya que sólo a un mes del lanzamiento de su primer álbum single ocupa los primeros puestos del ranking musical del país.
Share:

2AM

Jung Jin Wun
Fecha de nacimiento: 2 de mayo, 1991
Tipo sanguíneo: O
Aficiones : baloncesto
Habilidades: tocar la gitarra, el bajo y la batería
Músicos favoritos: Lee Seung Chul, Seo Taiji, Park Jin Young

Jo Kwon
Fecha de nacimiento: 28 de agosto, 1989
Tipo sanguíneo: A
Aficiones: escuchar música, mirar películas
Habilidades: canto, chino e inglés
Músicos favoritos: Park Jin Young, Bi, Lim Jeong Hee, Usher

Lim Seul Ong
Fecha de nacimiento: 11 de mayo, 1987
Tipo sanguíneo: O
Aficiones: canto, ir de compras, escuchar música
Habilidades: canto, chino e inglés
Músicos favoritos: Maxwell, Kim Jo Han, Lee Seung Chul

Lee Chang Min
Fecha de nacimiento: 1 de mayo, 1986
Tipo sanguíneo: A
Aficiones: videojuegos
Habilidades: canto e inglés
Músicos favoritos: India Arie Simpson, Park Jin Young


Biografia

2AM debutó en Julio de 2008. Este grupo de baladas formado por cinco integrandes pertenece a la famosa agencia JYP Entertainment. Su tema principal titulado ‘Esta canción’ es de género romántico compuesto y escrito por el productor y cantante Park Jin Young, quien se encargó de formar 2AM y lanzar su primer álbum single.
Share:

♥ Frases Inolvidables: 18 vs. 29

♥ Por esa mujer.
Esa mujer.
La protegeré.
Es la razón de mi vida.

♥ El haber estado enamorada de ti y confesarlo...
no me arrepiento de eso. Pero, ya no más.
Así que, por favor, no me trates como a una criminal.

♥ ¿Por qué me has traído a un sitio así?
No te traído, me seguiste.
¿Esa no es la sirenita?
Eres muy ignorante.
La sirenita está en Dinamarca.
Esa mujer es la princesa Hwang Ok.
¡Aún así, es la versión coreana de la sirenita!
Es una historia triste, ¿verdad?
Ella incluso vendió su voz pero, aún así, el rey no la reconoció.
¿Cómo es posible que no reconozcas a la persona que amas?

♥ De verdad no sabía...
que el amor era como el cristal...
Brilla maravillosamente, pero se quiebra fácilmente...
No puedo entender el dolor de las piezas rotas...
que están clavadas en mi corazón.

♥ ¿Por qué siguen diciéndome que haga cosas como esa?
No puedo vivir sin ti.
Es muy difícil para mi cuando eres así.
Esperaré por ti.
Puedo esperar, no importa el tiempo que sea...

♥ Al principio pensé que era diferente y extraña...
pero luego sentí pena y preocupación por ella.
Pensé que era simplemente compasión...
pero entre más la veía, me sentía más feliz.

♥ ¿Por qué? ¿Por qué te vas?
¡Ve y quédate con los demás!
¡Sólo estaré contigo!
¡Sólo voy a estar contigo de ahora en adelante!

♥ Las personas que realmente se aman, no se preguntan '¿Me amas?'
No intentan afirmar su amor por el otro.
Es cuando le quitas alguna basurilla del ojo a tu pareja...
o cuando quieres remover alguna pelusa de su ropa.
Pienso que amar es eso.

♥ ¿qué te parece si vivimos juntos durante unos 100 años?
Después de 100 años, si no estamos bien el uno con el otro, podemos romper.
¿De qué hablas? Por qué de repente hablas de eso...
Tonto... Te estoy proponiendo matrimonio.

♥ ¿Qué somos?
Sin importar lo que dice cualquiera, somos una pareja casada.
¿Por qué una pareja casada es una pareja casada?
Dormir juntos bajo una manta, es estar casados.
Así que sin importar cuanto peleemos...
o cuan enojados estemos el uno con el otro...
durmamos juntos, ¿está bien?
De acuerdo.

♥ Amor...
Un intenso sentimiento de ternura y afecto.
Un sentimiento de pasión, deseo romántico y atracción sexual.
Creo... que lo amo.
Encontré una pieza de nuestro pasado que no recordaba...
"Uno, dos, tres."
"Hasta que me convierta en polvo cuando muera, seré tuya."
Share:

Siervo Wang Gul Chang Gul De – Wang Gul Chang Gul De

Había una vez un sirviente de una familia noble que se llamaba Wang Gul Chang Gul De, a quien todos llamaban Wangul para abreviar. Un día le ordenaron acompañar al señorito de la casa a Seúl, pues iba a rendir el examen nacional al que tenían derecho todos los nobles para convertirse en funcionarios del reino. El señorito iba a caballo y Wangul a pie tirando de las riendas. Después de mucho andar, el señorito sacó del morral una gran bola apretada de arroz y se dispuso a comer. Viendo que Wangul lo miraba con ojos hambrientos, le dijo: “Oye, los nobles no podemos aguantarnos el hambre, pero los sirvientes sí, así que espera a que lleguemos a Seúl.” Wangul no contestó nada, pero aprovechando que su amo se iba a hacer sus necesidades, se comió todo el arroz del morral y lo llenó con sus excrementos. Después de andar otro buen rato, al señorito le dio hambre y fue a sacar otra bola de arroz, pero se encontró con que estaba lleno de heces: “¿Qué ha pasado aquí?”, preguntó muy enfadado. Wangul le respondió con toda naturalidad: “¿No sabe, señorito, que cuando el arroz se pudre se convierte en caca?” El amo lo miró con desconfianza, pero le dio unas monedas para que fuera al pueblo más cercano y comprara un poco de pastel de arroz. Wangul cumplió la orden, pero pensando que de seguro el amo se lo comería él solo, manoseó el pastel con sus sucias manos durante todo el camino. Cuando el amo recibió el pastel de tan dudoso color, le preguntó que había pasado y Wangul respondió con toda naturalidad: “Es que me rasqué el pelo cuando venía y se me deben haber caído unos cuantos piojos en el pastel.” El señorito hizo cara de asco y se lo dio entero a Wangul para que se lo comiera. Después de andar otro buen rato, al amo le dio sed y mandó a Wangul a que comprara un poco de vino. Wangul se lo trajo revolviéndolo con el dedo meñique. “¿Por qué haces eso?”, le preguntó el amo con el ceño fruncido. “Es que se me cayó un poco de moco y estaba intentando sacarlo”, contestó Wangul. Al señorito le dieron arcadas del asco y le dio todo el vino a Wangul para que se lo tomara. Como no podía más del hambre, el amo se dirigió a una posada para cenar. Mientras el amo se llenaba el estómago con comida caliente, Wangul tuvo que quedarse afuera junto al caballo. Al rato pasó un leñador que llevaba una carga pesadísima de leña sobre sus espaldas y de la pena que le dio le regaló el caballo. Cuando el amo salió de la posada y se encontró con que su montura había desaparecido, se puso loco de furia y escribió en la espalda de Wangul: “Este maldito sirviente se comió toda la comida de su amo y hasta vendió su caballo. Matadlo a golpes en cuanto llegue”. A continuación le ordenó a Wangul que se volviera a casa.

Wangul se puso en camino con el presentimiento de que el mensaje que llevaba escrito sobre su espalda no decía nada bueno. Cruzando un monte, se encontró con un monje al que le pidió que se lo leyera. Cuando se enteró, le dijo llorando al monje: “Me comí la comida de mi amo porque me mataba de hambre y no vendí su caballo sino que se lo regalé a alguien que lo necesitaba de verdad.” El monje le creyó y, tras borrarle la primera carta, escribió encima: “Gracias a este sirviente aprobé el examen nacional. Casadlo con mi hermana y dadle un buen pedazo de tierra.” En efecto, en cuanto llegó a la casa, todo se cumplió como decía la orden escrita sobre su espalda y lo casaron con la hija de la familia. Sin embargo, no duró mucho esta buena vida. Unos meses después, volvió el señorito a casa y el engaño salió a la luz. Furiosos se abalanzaron todos sobre él y lo metieron en una bolsa. Después de descargar su ira moliéndolo a palos, lo tiraron de un precipicio muy alto a un lago muy profundo. Afortunadamente su caída fue frenada por una rama de árbol, de la que quedó colgando. Así estuvo durante horas, hasta que pasó por el lugar un vendedor de cacharros de bronce que cojía de un pie. Wangul dijo entonces en voz alta: “¡Sí que funciona esto de estar colgado en el aire! ¡Se me ha curado la pierna coja!” Cuando el mercader rengo escuchó esto, quiso meterse en la bolsa en lugar de Wangul, así que ambos intercambiaron sus lugares. Cuando Wangul se vio libre, cogió la carga de cacharros y se dirigió a la casa de sus amos. Allí, ante la mirada atónita de todos, les mostró la brillante vajilla de bronce y les dijo que en el fondo del lago había toneladas de bronce que valían un tesoro. Ciegos de codicia, los nobles de la casa se tiraron de cabeza al lago, en donde se ahogaron todos. Wangul se rió a carcajadas de todos ellos y se fue a un lugar muy lejos, donde comenzó una nueva vida.

 Fuente KBS WORLD
Share:

jueves, 25 de agosto de 2011

Alex


  • Nombre: 알렉스 / Alex / Alex Chu 
  • Nombre real: 추헌곤 / Choo Hun Gon (Chu Heon Gon)
  • Profesión: Actor y cantante
  • Fecha de nacimiento: 02-Sep-1979
  • Lugar de Nacimiento: Vancouver, Columbia Britanica, Canada
  • Signo zodiacal: Virgo
  • Tipo de sangre: A
  • Familia: Madre, Hermano mayor, Hermana menor. Su Primo (Actor Chu Hun Yub).
  • Grupo musical: Clazziquai (Vocalista) 


Curiosidades:

  • Alex Chu es un cantante y actor Coreano - Canadiense.
  • Nación en Vancúver, Canada, tiene una hermana, Christina..
  • Fue esposo ficticio de la actriz y modelo Shin Ae en el programa de variedades We Got married.
  • Al principio su pareja era la actriz coreana Jang Yoon Jeong para el episodio especial lunar.
  • Alex y Shin Ae tuvieron que dejar el programa en el episodio ocho porque Alex estaba grabando su primer albúm en solitario Vintage Romance. Fueron reemplazados por la pareja de Kim Hyun Joong perteneciente a la banda SS501 y Hwang Bo de Chakra.
  • Sin embargo, debido a la gran demanda de los telespectadores, la pareja se reunió de nuevo en el episodio 13.
  • Alex Chu y Shin Ae salieron del programa oficialmente el 16 de noviembre, 2008, debido a los problemas de salud de Alex y a que Shin Ae estaba muy ocupada con su nuevo trabajo en la serie Empress Chun Chu.
Share:

Lee Ha Nui


  • Nombre: 이하늬 / Lee Ha Nui (Lee Honey) 
  • Profesión: Actriz
  • Fecha de nacimiento: 02-Marzo-1983
  • Lugar de nacimiento: Corea del Sur
  • Estatura: 173 cm
  • Peso: 51kg
  • Tipo de sangre: B
  • Familia: Dos hermanas y un hermano 






Curiosidades:

Fue Miss Korea en 2006 y quedó en tercer lugar en Miss Universo 2007 en Ciudad de México. Su madre es Doctora en Historia de la Música Coreana y profesora en la Universidad de Mujeres Ewha. Su padre era oficial superior en el Servicio de Inteligencia Nacional.
Share:

Gong Hyo Jin


  • Nombre: 공효진 / Gong Hyo Jin (Kong Hyo Jin) 
  • Apodo: Aceituna (Olive)
  • Profesión: Actriz y modelo
  • Fecha de nacimiento: 04 de abril, 1980
  • Lugar de nacimiento: Seúl, Corea del Sur
  • Estatura: 172cm
  • Peso: 46 kg
  • Tipo de sangre: A
  • Familia: Hermano pequeño
Share:

Pasta (2010)

Sinopsis:
Es una historia de una mujer, Seo Kyung Yoo, que sueña con convertirse en una exitosa cocinera de primera clase. Choi Hyun Wook es un chef de primera que esta decidido a no permitir mujeres en su cocina. Se conocen en un cruze tratando de salvar unos peces de colores a punto de morir, se gustan pero lo que ellos no sabe es que el sera el nuevo chef donde trabaja, causando su despido por ser mujer. Ella hara todo lo posible por regresar al trabajo haciendo que el se interese mas en ella. Por otro lado ella tendra que averiguar quien es el admirador secreto que la acecha de tres años atras y que poco a poco provoca celos en el chef.
  • Título original: 파스타 / Pasta 
  • Género: Romance
  • Episodios: 20
 

 Comentario:
Bello simplemente bello, me dejo un buen sabor de boca sobre todo con ganas de comer Pasta, jajajaja... no se porque razon me encantan los dramas donde esta involucrada la cocina, soy fan de ellos, y esta no es la excepcion lo que me gusto es, que hay cometencia, jajaja... sinseramente me senti en Coffee Prince... jajaja, con tanto hombre bello hay de donde escoger, y recordando este drama esa fue la razon por la que lo vi, si recuerdan Lee Sun Gyun participo en ella, el no es muy guapo que digamos pero me encanta su voz, cada vez que lo oigo hablar me derrite y su actuacion en este drama estuvo sensacional, jajajaja... cada metida de pata de Yoo Kyung arrastraba con el al Chef, jajajaja...
Lo que si es que definitivamente me quedo con el Equipo Italiano... como me encantaron cada uno de ellos, si ellos realmente trabajaran de Chefs en una cocina haria lo imposible para ser chef y trabajar con ellos no importa en que posicion, jajaja... me encanto este equipo... pero no puedo dejar a un lado al equipo nacional... son lo opuesto pero no dejan de ser lindos...
Y hablando de lindos el mas lindo de todos Kim San (Alex) es una hermosura en todo, considerado... rico... amable... wao... que dificil desicion al tener que escoger lo cierto es que me inclino mas por la desicion que tomo Yoo Kyung en verdad, (creo que soy masoquista) me encanto la actuacion de ella, totalmente infantil pero tenaz...
En pocos dramas me siento ruborisada y en este a que calor me dio en muchos situaciones que pasaron, pero me encanto mucho romanticismo en verdad...
Como habia dicho anteriormente cuando elijo un drama muchas veces es por lo protagonistas, otras por las historias, otras por recomendaciones que me hacen y otras por la audiencia que tiene en Corea...
Asi que si tienen sugerencias bienvenidas... y espero que al ver este drama lo disfruten tanto como yo...
Share:

Una mentira de 1000 monedas – Cheon Nyang Chari Guo Yit Mal

Había una vez un noble de edad avanzada que se había retirado de su cargo ministerial y se había instalado en su pueblo natal para pasar los últimos años de su vejez. Acostumbrado como estaba a la esplendidez y a las emociones de la vida en la corte, los días le parecían todos iguales en ese pequeño pueblo provinciano. Un día en que estaba especialmente aburrido se le ocurrió una idea genial. Publicó un bando por toda la comarca anunciando que le pagaría mil monedas a la persona que consiguiera decirle tres mentiras seguidas. La condición era que él mismo debía reconocerlas como tales. A partir de ese día, personas venidas de todas partes pasaban por su casa para contarle las invenciones más disparatadas: que habían visto a un ser humano que tenía tres cabezas y seis brazos, que habían visto al viejo emperador del mar vendiendo queso de soja en un mercado, que habían visto volar por el cielo un conejo encima de una tortuga, etc, etc. Al noble se le saltaban las lágrimas de tanto reírse por las mentiras que le contaban y se pasaba el día de lo más entretenido. Pero le dijeran lo que le dijeran, a todo respondía que sí, que él también lo había escuchado, para no tener que pagar las mil monedas que había ofrecido como premio.

Un día vino a verlo un joven flaco y vestido con harapos y le pidió permiso para contarle sus mentiras. Comenzó su discurso en tono grandilocuente, diciéndole: “Señor, sabed que soy un hombre muy rico, aún mucho más que su excelencia.” El noble lo miró de arriba a abajo y aunque se podía ver a la legua que era una soberana mentira, le contestó: “Seguro que sí, continúa.” El joven prosiguió: “La manera en que me hice tan rico fue criando una vaca. La metí desde que era una ternera en una caja con unos cuantos agujeros. Cuando engordó tanto que su carne empezó a sobresalir por los agujeros, rebané con un cuchillo los trozos de carne y los vendí en el mercado. Para que vea que digo la verdad, le he traído un poco de esa carne de vaca para que la pruebe. Aquí tiene.” El noble miró con asco el ratón despellajado que le ofrecía el joven y le dijo: “¡Mentiroso! Eso es carne de rata. ¿Cómo quieres que lo me coma?” Sin darse cuenta, le había reconocido la primera mentira. El joven continuó entonces: “Sepa Ud. que mi tatarabuelo y su abuelo eran grandes amigos cuando eran jóvenes.” Al noble no le pareció nada gracioso lo que escuchó, pero contestó como si nada: “Por supuesto, sigue.” El joven prosiguió: “Los dos eran tan amigos que se juraron que su amistad continuaría a través de las generaciones. En consecuencia, Ud. y yo somos como hermanos, así que lo tutearé a partir de ahora.” El noble casi salta desde su asiento viéndose emparentado con el joven harapiento y enfurecido le contestó: “¡Eso es una vil mentira! ¡Tú eres un villano y yo soy un noble! ¡Mandaré que te azoten si dices lo contrario!”. Por segunda vez, sin quererlo, el noble le había reconocido la mentira al joven, así que se prometió en silencio que le dijera lo que le dijera el chico de ahora en más, a todo le daría la razón. El joven prosiguió: “El otro día pasaba por el monte vecino, donde hay una estatua de Buda junto a un enorme árbol de jujuba. El árbol estaba lleno de frutas maduras, pero no podía alcanzarlas porque estaban demasiado altas. Entonces le soplé en la cara de Buda un poco de pimienta y la estatua estornudó tan fuerte que se cayeron al suelo todas las jujubas. Con todas ellas llené cien canastas grandes.” El viejo noble le contestó como si nada: “Me alegro por ti, sigue.” El joven prosiguió: “Ud. me vio cuando bajaba a venderlas en el mercado y me ofreció tres mil monedas por todas ellas. Me dijo que me pagaría tres meses después y hoy vence ese plazo. Así que págueme las tres mil monedas que me debe.” El noble estaba que explotaba de la furia, pero trató de conservar la calma y pensó un poco. Darle la razón equivalía a reconocer su deuda y por lo tanto tendría que pagarle las tres mil monedas. En cambio, si lo tildaba de mentiroso, habría reconocido la tercer mentira del joven y tendría que pagarle las mil monedas de premio. Esto último era más barato que darle tres mil monedas, así que, con gran pesar, no tuvo más remedio que decirle: “No mientas, bribón. Yo no te he comprado nada.” Así el noble avaro, que se había divertido a costa de los pobres moradores de la comarca, se vio burlado por el ingenioso joven y tuvo que pagarle las mil monedas prometidas.

 Fuente KBS WORLD
Share:

miércoles, 24 de agosto de 2011

El tigre congelado – Jorang-i Ui Kori Naksi

Érase un frío invierno en las montañas de Gangwondo. Un tigre vagaba por las montañas buscando algún animal que comer. Un día se encontró con un conejo ni muy grande ni muy pequeño. En cualquier otra época del año no lo habría siquiera mirado, pero ahora no era momento de ponerse exigente. Cuando estaba a punto de comérselo de un bocado, el conejo le dijo: “¡Ni que hubieras venido a propósito! ¿Cómo supiste que estaba a punto de comerme unos pasteles de arroz asados al fuego? ¿Quieres acompañarme?”. El tigre se relamió de gusto al imaginar unos pasteles de arroz bien calentitos y decidió dejar el conejo para más tarde. El conejo condujo al tigre a la orilla del río, donde había una playa de grava. Allí el conejo eligió con cuidado unos guijarros blancos y redondos. A continuación, encendió el fuego y puso las piedras sobre las brasas. “Oye, voy a conseguir miel para endulzar los pasteles de arroz. He puesto al fuego exactamente diez pasteles. No se te ocurra comerte ni uno antes de que yo vuelva. ¿Entendido?” Diciendo esto el conejo se alejó a brincos. Al tigre se le hacía agua la boca de sólo mirarlos y se puso a contarlos. ¡No había diez sino once pasteles! ¡Qué bien! se dijo y se metió rápidamente un guijarro caliente en la boca. ¡Ay, qué dolor! El tigre lanzó un rugido tan grande que hasta los árboles temblaron. Se había quemado de tal manera la lengua y el paladar que no pudo comer nada durante dos semanas.

Un tiempo después, el tigre vagaba más flaco aún por las montañas. Un día volvió a encontrarse con el mismo conejo. De la rabia que le dio, quiso lanzarle un zarpazo para cómerselo de un bocado, pero entonces el conejo le dijo: “No te enfades conmigo. Recuerda que te advertí que no tocaras los pasteles hasta que yo volviera. Para que veas cuán apenado estoy, te prepararé un festín de golondrinas. Tú quédate aquí con la boca abierta que yo te las traeré a montones.” El tigre se relamió de gusto pensando en como crujirían los huecesitos de las golondrinas en su boca y decidió hacerle caso al conejo. Al fin y al cabo, al conejo podría comérselo después como postre. Mientras el tigre se imaginaba el banquete que se daría, el conejo se alejó unas decenas de metros y le prendió fuego alrededor del tigre. Las hojas secas de los árboles comenzaron a chisporrotear, encerrando al tigre en un círculo de fuego cada vez más pequeño. El tigre pensó que era el revoloteo de cientos de aves acercándose a él y se alegró mucho. En un abrir y cerrar de ojos, las llamas lo rodearon por completo. El tigre logró escapar por un pelo de quedar hecho cenizas, pero recibió tales quemaduras en todo el cuerpo que lo tuvieron en cama otras dos semanas.

Cuando se sintió algo mejor, el tigre salió de su guarida. Estaba tan escuálido y tenía el pelaje tan chamuscado que nadie lo habría reconocido. Tenía un hambre terrible y estaba dispuesto a comerse cualquier cosa. Mientras vagaba por ahí buscando comida, casi se pega de narices con el conejo culpable de sus desdichas. El conejo, sin inmutarse, le dijo: “Reconozco que no me porté bien contigo, pero la culpa la tienes tú por querer comerme. Tú déjame tranquilo que yo te enseñaré cómo pescar unas suculentas truchas de río.” Al tigre se le hizo agua la boca, y pensando que no tenía nada que perder, dejó que el conejo siguiera hablando. “Mira, tú sólo tienes que meter la cola en el agua como si fuera un anzuelo. Al cabo de un tiempo la subes y verás que han mordido una docena de truchas”. El tigre había visto muchas veces que los seres humanos lanzaban sus cañas de pescar al agua para cazar peces y le pareció una idea estupenda. Incluso llegó a reprocharse que cómo no se le había ocurrido antes. Dejó marcharse al conejo y enseguida metió su cola en el agua del río. Pasaron las horas y se hizo noche cerrada, pero nada mordía su cola. Sospechando que había sido engañado otra vez, quiso sacar su cola del agua, pero ésta no se movió. Con el frío de la noche, el río se había congelado... y su cola también. Así, atrapado en el hielo, hambriento y congelado, pasó el tigre el resto del invierno hasta que llegó la primavera. ¿Que cómo sobrevivió? Lamiendo el hielo y pensando en cómo se vengaría del astuto conejo.

Según los folkloristas, este tipo de fábula en donde se enfrenta un animal pequeño y débil, pero astuto, con un animal feroz y grande, pero con pocos sesos, existe en todas las culturas y países. En el fondo, dicen los especialistas, este tipo de fábulas sirven para compensar psicológicamente a las personas pobres y débiles de los atropellos que reciben de los poderosos en la vida real.

 Fuente KBS WORLD
Share:

martes, 23 de agosto de 2011

El niño prodigioso Uturi – Uturi Agui Yangsu

En un pueblito perdido de las montañas de Gangwondo, nació un niño muy robusto en el seno de una familia muy pobre. El niño se llamaba Uturi y era muy especial, pues no sólo era grande y fuerte sino que al cabo de cien días ya andaba de pie y hablaba por los codos. Un día su madre volvió de trabajar del campo dispuesta a darle el pecho, pero no lo encontró por ninguna parte. Al revisar con más cuidado la habitación, lo vio encaramado a una repisa muy alta. Preguntándose cómo podría haberse subido hasta ahí, lo bajó al suelo tomándolo de las axilas. Ahí fue cuando notó que le habían nacido alas al niño. Más que sorpresa, la madre se sintió descorazonada. Las cualidades prodigiosas de su hijo eran indicio de que estaba destinado a convertirse en un héroe del pueblo, cuando menos en un rey. Sin embargo, esto no era para alegrarse, porque cuando corrieran los rumores sobre sus dotes especiales, vendría el gobernante de turno y masacraría al niño y a toda la familia para eliminar a un posible competidor. Para evitar esta desgracia, la madre pensó que no había otra salida que matar a su hijo aplastándolo con la piedra de moler. Cuando el niño leyó esto en los ojos de su madre, le dijo: “Madre, no te preocupes. Antes de que ocurra algo malo, me iré de aquí. Sólo te pido que me prepares tres libras de mijo, tres arrobas de alforfón y tres atados de paja.” Cuando todo estuvo listo para su partida, Uturi se despidió de su madre dándole un trozo de papel. “Si sientes ganas de verme, ve a la orilla del mar y pega tres patadas en el suelo mostrando este papel”, diciendo esto Uturi se alejó para siempre de su hogar.

En esos años el famoso Lee Seong-kye acababa de fundar el reino de Joseon. Para consagrar la nueva dinastía real que se iniciaba con él, estaba recorriendo las montañas más importantes del reino para pedirles a los espíritus de la naturaleza que lo reconocieran como el nuevo rey. Ya había estado en el monte Baektu y Kumkang y ahora estaba preparando una mesa de ofrendas en el monte Jiri. Esa misma noche, un vendedor de sal estaba cruzando precisamente ese monte. Como se hizo muy tarde, se dispuso a pasar la noche en el interior del tronco de un árbol muy grande y viejo. Estaba durmiendo cuando lo despertaron unas voces muy agitadas. Eran los espíritus de los árboles, las rocas y los arroyos del monte Jiri, quienes volvían de visitar el altar con ofrendas que les había preparado Lee Seong-kye. Todos estaban indignados y se habían levantado sin probar un bocado porque habían visto una serpiente enroscada sobre el cuenco de arroz. Esto traducido al lenguaje de los seres humanos significaba que habían encontrado un pelo en el arroz ofrendado. Tan enfadados estaban que hablaban de negarle el permiso de fundar una nueva dinastía a Lee Seong-kye y de dárselo en su lugar a un tal Uturi. Al día siguiente, el vendedor de sal salió de su refugio dispuesto a encontrar al famoso Lee Seong-kye y contarle todo lo que había escuchado. Como era de esperarse, Lee Seong-kye recompensó al vendedor de sal con gran generosidad por la confidencia.

Desde aquel día Lee Seong-kye no descansó un solo momento buscando a Uturi, pues de eso dependía su futuro como rey. Un día por casualidad encontró a la madre de Uturi. Al principio la mujer aseguró contra viento y marea que su hijo había muerto, pero cuando Lee Seong-kye la tentó con joyas, sedas y monedas de oro, terminó confesándole la manera de encontrar a su hijo. Siguiendo las instrucciones, Lee Seong-kye fue a la orilla del mar, desplegó el trozo de papel que le dio la mujer y golpeó tres veces con el pie. De inmediato, las aguas se abrieron en dos y dejaron al descubierto una montaña. Lee Seong-kye y sus huestes revisaron centímetro por centímetro el monte, pero no encontraron rastros de Uturi. El único lugar donde podía estar era bajo las entrañas de la elevación y la entrada no podía ser otra que una gigantesca roca que sobresalía de una de las laderas. Sin embargo, todos los intentos de mover la roca fracasaron. Lee Seong-kye volvió entonces a hablar con la madre de Uturi y le preguntó si había pasado algo especial durante el nacimiento de su hijo. La mujer le contó entonces que no habían logrado cortar el cordón umbilical ni con tijeras ni cuchillos sino con un manojo de zarzas. Seguro de haber encontrado la clave, Lee Seong-kye golpeó la roca con una zarza y ésta se abrió de par en par como una puerta. Cuando la luz inundó las entrañas del monte, Uturi estaba con pie en la cabalgadura, a punto de subirse a su caballo. El mijo, el alforfón y la paja que le había dado su madre se habían convertido en miles de guerreros, armaduras y caballos. Si Uturi hubiera logrado subirse completamente a su caballo, le habría hecho frente a Lee Seong-kye y lo hubiera vencido con su poderoso ejército, pero por un segundo de diferencia, sólo había logrado poner un pie en el estribo, y por esta razón, Uturi y sus guerreros se hicieron humo en contacto con la luz. De este modo, Lee Seong-kye, eliminando al único que podía competir con él, se convirtió en el fundador de la dinastía Joseon.

Como habrán podido comprobar, esta historia refleja los deseos del pueblo de que aparezca un nuevo líder más justo y generoso que los guíe. Sin embargo, este sueño del pueblo siempre es frustrado por el gobernante de turno, que se encarga de eliminar todo posible desafío a su poder... 

 Fuente KBS WORLD
Share:

lunes, 22 de agosto de 2011

El cuento de Koktugaksi y Mokdoryeong – Koktugaksi Ua Mokdoryeong

Había una vez una muchacha cuya bondad era proporcional a su gran fealdad. Era gorda y bajita como un mortero; sus ojos, saltones como los de un sapo; su nariz, gruesa como una patata; y su mentón, largo como una espátula. Parecía más bien un muñecote de madera por la tosquedad de los rasgos y movimientos, por lo que todos la llamaban Koktugaksi. Vivía sola con su padre y aunque los dos trabajaban la tierra de sol a sol, apenas lograban evitar pasar hambre. Así, siendo fea y pobre, no había tenido en toda su vida un solo pretendiente. Un día, cuando el padre de Koktugaksi había perdido toda esperanza de casarla, vino un mensajero proveniente de una comarca a cientos de leguas de distancia. El hombre, que venía en nombre de un joven llamado Mokdoryeong, le ofrecía matrimonio a la fea Koktugaksi. El padre de la muchacha dio enseguida su consentimiento sin hacer demasiadas preguntas acerca del joven, porque pensó que su hija no estaba en situación de poner condiciones. Sin embargo, pasaron los meses y luego dos años enteros, sin que tuvieran noticias del comprometido de Koktugaksi. En el interín se murió el padre, así que cansada de esperar a su novio, Koktugaksi decidió ponerse en marcha para ir a buscarlo ella misma. Al fin y al cabo los dos estaban comprometidos para casarse. Koktugaksi caminó el día entero y cruzó cuestas y montes, pero nadie supo darle noticias de Mokdoryeong. Al final del tercer día de búsqueda infructuosa, divisó una casa y, como estaba cansada de tantos días de comer y dormir a la intemperie, decidió que pediría a los dueños que la dejaran pasar una noche. La casa era más bien una choza semi-derruida, sin embargo el dueño, un anciano con aspecto bondadoso, le ofreció un poco de arroz y le preparó una cama de paja. Hablando de esto y aquello, Koktugaksi le preguntó al anciano si conocía a un tal Mokdoryeong. ¡Qué sorpresa para Koktugaksi! Pues había llegado sin darse cuenta a la casa de su comprometido. Padre e hijo eran tan pobres que no habían podido ahorrar nada para la boda, por eso no habían ido en busca de Koktugaksi. La razón de la pobreza la supo Koktugaksi cuando se hizo de noche y llegó Mokdoryeong a la casa. El muchacho tenía un rostro agradable pero tenía una pierna más corta que la otra y sufría de una extraña enfermedad que le hacía temblar las manos. Sin embargo, Koktugaksi no se decepcionó al ver a su novio, más bien sintió una profunda lástima. Al día siguiente los dos se casaron y comenzaron una nueva vida juntos.

La feliz pareja, aunque fea la una y rengo el otro, trabajó denodadamente durante años. Llegaron a tener vacas y cerdos y hasta compraron un terreno vecino. Sin embargo, los altos impuestos y la envidia de los lugareños acabaron arruinándolos al cabo del tiempo. Cansados de la vida en sociedad, decidieron irse a vivir muy lejos al interior de las montañas. Después de varios días de caminar, encontraron una choza aislada del mundo. En ella vivía una anciana sola, a la que le pidieron refugio para pasar la noche. Al calor del hogar, hablando de todo un poco, le contaron a la anciana todas las penurias pasadas. Al día siguiente, antes de partir, la anciana les regaló un puñado de hierbas azuladas y una calabaza llena de un agua rojiza para el camino. Koktugaksi y Mokdoryeong se pusieron en marcha y al mediodía comieron de las hierbas y tomaron el agua que les dio la anciana. Como por encanto, Koktugaksi se volvió bella y esbelta como un junco y Mokdoryeong se sanó de la renquera y los temblores. También vieron la ladera de una montaña de pendiente suave y cubierta de verde césped que les pareció ideal para construir una casa y cultivar un huerto. Limpiando el terreno encontraron una botella de porcelana de cuello estrecho y la colgaron de la casa por si les servía para algo más adelante. Unos meses después, pasó por el lugar un monje budista. Al ver la botella de porcelana colgada de la casa, el monje les preguntó si habían comido alguna vez hierbas azuladas y tomado agua rojiza. Koktugaksi y Mokdoryeong contestaron que sí y le contaron todo lo que les ocurrió. El monje juntó sus manos en señal de reverencia y les dijo: “La anciana que encontraron era una mujer muy santa. Las hierbas azuladas que les dio curan todas las enfermedades y el agua rojiza permite ver cosas que los demás no pueden ver. La botella de porcelana que han hallado, si la sostienen al revés, les dará todo lo que le pidan”. Diciendo esto, se alejó sin decir más. La pareja pidió entonces un poco de arroz y, en efecto, de la botella salió una buena cantidad de arroz limpio. Contentos a más no poder, Koktugaksi y Mokdoryeong se abrazaron de felicidad, pues sus días de penurias habían acabado. Sin embargo, pensaron que no debían disfrutar solos de este tesoro y dejaron la montaña para volver a la aldea. Allí no sólo recuperaron su casa y sus pertenencias sino que rescataron de la pobreza a todo el mundo. ¿Que por qué entonces hay tantos pobres hoy en día? Porque cuando murieron Koktugaksi y Mokdoryeong se acabó la magia y ya nada más volvió a salir de la botella de porcelana.

Fuente KBS WORLD 
Share: