Ir al contenido principal

El cuento de Koktugaksi y Mokdoryeong – Koktugaksi Ua Mokdoryeong

Había una vez una muchacha cuya bondad era proporcional a su gran fealdad. Era gorda y bajita como un mortero; sus ojos, saltones como los de un sapo; su nariz, gruesa como una patata; y su mentón, largo como una espátula. Parecía más bien un muñecote de madera por la tosquedad de los rasgos y movimientos, por lo que todos la llamaban Koktugaksi. Vivía sola con su padre y aunque los dos trabajaban la tierra de sol a sol, apenas lograban evitar pasar hambre. Así, siendo fea y pobre, no había tenido en toda su vida un solo pretendiente. Un día, cuando el padre de Koktugaksi había perdido toda esperanza de casarla, vino un mensajero proveniente de una comarca a cientos de leguas de distancia. El hombre, que venía en nombre de un joven llamado Mokdoryeong, le ofrecía matrimonio a la fea Koktugaksi. El padre de la muchacha dio enseguida su consentimiento sin hacer demasiadas preguntas acerca del joven, porque pensó que su hija no estaba en situación de poner condiciones. Sin embargo, pasaron los meses y luego dos años enteros, sin que tuvieran noticias del comprometido de Koktugaksi. En el interín se murió el padre, así que cansada de esperar a su novio, Koktugaksi decidió ponerse en marcha para ir a buscarlo ella misma. Al fin y al cabo los dos estaban comprometidos para casarse. Koktugaksi caminó el día entero y cruzó cuestas y montes, pero nadie supo darle noticias de Mokdoryeong. Al final del tercer día de búsqueda infructuosa, divisó una casa y, como estaba cansada de tantos días de comer y dormir a la intemperie, decidió que pediría a los dueños que la dejaran pasar una noche. La casa era más bien una choza semi-derruida, sin embargo el dueño, un anciano con aspecto bondadoso, le ofreció un poco de arroz y le preparó una cama de paja. Hablando de esto y aquello, Koktugaksi le preguntó al anciano si conocía a un tal Mokdoryeong. ¡Qué sorpresa para Koktugaksi! Pues había llegado sin darse cuenta a la casa de su comprometido. Padre e hijo eran tan pobres que no habían podido ahorrar nada para la boda, por eso no habían ido en busca de Koktugaksi. La razón de la pobreza la supo Koktugaksi cuando se hizo de noche y llegó Mokdoryeong a la casa. El muchacho tenía un rostro agradable pero tenía una pierna más corta que la otra y sufría de una extraña enfermedad que le hacía temblar las manos. Sin embargo, Koktugaksi no se decepcionó al ver a su novio, más bien sintió una profunda lástima. Al día siguiente los dos se casaron y comenzaron una nueva vida juntos.

La feliz pareja, aunque fea la una y rengo el otro, trabajó denodadamente durante años. Llegaron a tener vacas y cerdos y hasta compraron un terreno vecino. Sin embargo, los altos impuestos y la envidia de los lugareños acabaron arruinándolos al cabo del tiempo. Cansados de la vida en sociedad, decidieron irse a vivir muy lejos al interior de las montañas. Después de varios días de caminar, encontraron una choza aislada del mundo. En ella vivía una anciana sola, a la que le pidieron refugio para pasar la noche. Al calor del hogar, hablando de todo un poco, le contaron a la anciana todas las penurias pasadas. Al día siguiente, antes de partir, la anciana les regaló un puñado de hierbas azuladas y una calabaza llena de un agua rojiza para el camino. Koktugaksi y Mokdoryeong se pusieron en marcha y al mediodía comieron de las hierbas y tomaron el agua que les dio la anciana. Como por encanto, Koktugaksi se volvió bella y esbelta como un junco y Mokdoryeong se sanó de la renquera y los temblores. También vieron la ladera de una montaña de pendiente suave y cubierta de verde césped que les pareció ideal para construir una casa y cultivar un huerto. Limpiando el terreno encontraron una botella de porcelana de cuello estrecho y la colgaron de la casa por si les servía para algo más adelante. Unos meses después, pasó por el lugar un monje budista. Al ver la botella de porcelana colgada de la casa, el monje les preguntó si habían comido alguna vez hierbas azuladas y tomado agua rojiza. Koktugaksi y Mokdoryeong contestaron que sí y le contaron todo lo que les ocurrió. El monje juntó sus manos en señal de reverencia y les dijo: “La anciana que encontraron era una mujer muy santa. Las hierbas azuladas que les dio curan todas las enfermedades y el agua rojiza permite ver cosas que los demás no pueden ver. La botella de porcelana que han hallado, si la sostienen al revés, les dará todo lo que le pidan”. Diciendo esto, se alejó sin decir más. La pareja pidió entonces un poco de arroz y, en efecto, de la botella salió una buena cantidad de arroz limpio. Contentos a más no poder, Koktugaksi y Mokdoryeong se abrazaron de felicidad, pues sus días de penurias habían acabado. Sin embargo, pensaron que no debían disfrutar solos de este tesoro y dejaron la montaña para volver a la aldea. Allí no sólo recuperaron su casa y sus pertenencias sino que rescataron de la pobreza a todo el mundo. ¿Que por qué entonces hay tantos pobres hoy en día? Porque cuando murieron Koktugaksi y Mokdoryeong se acabó la magia y ya nada más volvió a salir de la botella de porcelana.

Fuente KBS WORLD 

abi2904

Entradas más populares de este blog

Los Mejores 20 Dramas Coreanos (MDC)

Hola a tod@s:
Primeramente quiero agradecer a todos las personas que sin su ayuda no pude haber realizado esta votacion... ¡¡¡GRACIAS!!!... Siempre puedo contar con ustedes...
Ahora les presento los resultados de la votacion... espero que esten de acuerdo... y dejen sus comentarios que ellos nos ayudan a alimentarnos...

NOMBRES COREANOS Y SU SIGNIFICADO “S”

Me di a la tarea de investigar cuales son los significados de los nombres Coreanos, así que aquí pongo una recopilación de algunos que encontré si tienes alguno, compártelo que con mucho gusto lo pondré. Espero que les guste.
SangBenevolenteSang HeeBenevolente alegríaSang KiBenevolente energíaSang KyuMáxima ayudaSang MinBenevolente inteligenciaSang OokSiempreBuenoSeungSucesorShikHonestidadShinCreencia, Fe, Shin DongProdigioShin IlGran Creencia, FeSi WonOrigenSoHermosaSo YoungHermosa eternaSooExcelencia, Larga VidaSoo JinExcelente tesoroSoo MinExcelente inteligenciaSoo YunPerfecto loto SookNobleza, purezaSoonFácilSoon BokSuave, suave y SukGrandeSuk ChulFirmeza enormeSunBondad

Netflix y los Dramas Coreanos

Hoy les quiero platicar sobre la plataforma de stream llamada Netflix, yo creo que ya debieron haber escuchado algo, es un sistema donde puedes disfrutar de series, películas, documentales, conciertos y muchas más.

¿Pero qué tiene que ver esto con los dramas coreanos?

Llevo más de un año disfrutando de esta plataforma por culpa de mi hermano, mi sorpresa fue que con el tiempo han estado subiendo dramas coreanos, actualmente cuenta con 14 series coreanas en el catálogo en México, también puedes encontrar películas coreanas, japonesas,  chinas y por supuesto también hay Anime japonés.

Esta es una buena opción para involucrar a tu familia en los dramas coreanos, son títulos conocidos y sobre todo los puedes disfrutar en HD, es así como yo aunque ya vi muchos de estos títulos estoy volviendo a recordar pero ahora disfruto de la calidad de imagen, jejejeje, como buena adicta al Hallyu hice el esfuerzo por comprarle a mis papás una televisión de pantalla plana pero ya saben a uno le gusta…

♥ Frases Inolvidables: Boys Before Flowers

JD: Eres como el genio (Genie)…
JP: ¿”Genie”? ¿Quién es ese imbécil? ¿Es más guapo que yo?


JP: ¿No te dije que si llegabas tarde te la cargabas?
JD: ¿No te dije que no vendría?
JP: Pero estás aquí.
JD: ¡Eso es porque…!… pensé que quizás estarías aquí esperando… ¡¿Y si no hubiera venido?!
JP: ¡Pero has venido!


♥ Más vale arrepentirse de hacer algo que de no hacerlo. Ésa es mi filosofía.

♥ A partir de ahora, haz como si no me conocieras.
♥ Es mejor arrepentirse después de actuar, que arrepentirse de no haber hecho nada
♥ Unos bonitos zapatos te llevarán a bonitos lugares.
♥ Si “lo siento” fuera suficiente ¿para qué existen las leyes y la policía?

♥ ¿Puedes verlo? Mi corazón…
♥ Geum Jan Di, no me hagas esperar demasiado…
♥ Sólo dos palabras… Di que te gusto, sólo eso…
♥ Goo Jun Pyo Geum Jan di. Nuestra primera noche.

♥ Lo que querías escuchar… esas palabras… creo que ya puedo decirlas.
♥ ¿Diga? ¿Geum Jan Di? ¿Quién? ¡Oh ya recuerdo! ¡He estado tan ocupado que ni siquiera me he dado cuenta de …

Ama como si nunca te hubieran herido

Por Alfredo D'Souza