Ir al contenido principal

El anciano del lobanillo – Jokburi Young Gam

Había una vez en un pueblito de Corea un anciano que tenía un bulto muy grande y feo que le colgaba de un lado de la cara. Lo que se llama un lobanillo en lenguaje vulgar y un quiste sebáceo en lenguaje médico. El anciano tenía un muy buen carácter y poseía una voz muy buena para cantar, pero el constante temor de que la gente se burlara de su lobanillo le impedía ser sociable y alegre. De hecho, cuando iba al pueblo a vender la leña que cortaba de un monte vecino, los más pequeños se entretenían persiguiéndolo y gritándole cosas alusivas a su protuberancia. ¡Qué bueno sería quitarme este feo bulto!, se decía el anciano todo el tiempo. Justamente si había elegido el oficio de leñador era porque eso le permitía permanecer solo durante la mayor parte del día en lo más profundo de la montaña, donde podía olvidarse, momentáneamente al menos, de su defecto.

Un día se internó en una montaña bastante alejada de su casa y se puso a hacer leña de un roble que le costó mucho trabajo derribar. Estaba tan embebido en su tarea que no se dio cuenta de que pasaba el tiempo. Para colmo de males, el cielo se cubrió de negros nubarrones y se puso a llover torrencialmente. Cuando por fin amainó la lluvia, había oscurecido demasiado como para encontrar el camino de vuelta a su casa, así que se dispuso encontrar un refugio en la montaña para pasar la noche. El anciano caminó con su carga un buen rato y encontró una pequeña choza. Esperando hallar a alguien dentro, llamó a grandes gritos frente a la puerta, pero nadie respondió, pues la casa estaba abandonada. El anciano se dijo que esto era mejor que nada, y tras dejar su carga en el patio, se acostó en el interior de la choza. Había salido la luna y la noche no era muy oscura, así que el anciano comenzó a tararear una melodía para darse ánimos. Canción tras canción, el viejo se sintió cada vez mejor, así que salió al patio y comenzó a cantar con toda su voz a la luz de la luna. Vio entonces unas luces de colores en la negrura del bosque, que se acercaron a gran velocidad hacia la choza. Antes de que se diera cuenta estaba rodeado por media docena de diablillos de todos los colores, quienes con su cuerno en la cabeza y su garrote en las manos, se pusieron a bailar al son de su canción. Viéndolos que disfrutaban con su música, el anciano siguió cantando y danzó con ellos un buen rato. Cuando se cansaron de bailar y cantar, los diablillos se sentaron alrededor del anciano, le miraron con curiosidad y lo bombardearon con preguntas: “¿Cómo es que cantas tan bien?” “¿Qué es ese bulto que tienes en la cara?” “¿No será que tus canciones salen de ese bulto que llevas colgando?” El anciano, que había olvidado su lobanillo, se tapó con vergüenza la protuberancia y negó con la cabeza. Sin embargo, los diablillos no le creyeron y le ofrecieron toda suerte de tesoros a cambio del lobanillo. “¡Véndenos ese bulto o te convertiremos en un sapo!”, le amenazaron. Viéndose sin salida, movió la cabeza en señal de asentimiento y los diablillos le hicieron desaparecer el lobanillo en un santiamén. De este modo, el buen anciano no sólo se desprendió de su feo defecto sino que quedó convertido en un hombre muy rico.

Un viejo rico y codicioso de una aldea vecina que también sufría por un enorme bulto que tenía en la cara, escuchó esta historia y decidió hacer lo mismo. Se dirigió a la choza abandonada en medio de la montaña y comenzó a cantar a toda voz. Sin embargo, su voz no era agradable ni mucho menos. Al rato, tal como lo prevía, aparecieron los diablillos, pero en lugar de ponerse a danzar se abalanzaron sobre su persona y luego de atarlo de pies y manos lo llevaron ante su jefe. “Has venido para vendernos tu lobanillo, ¿no?”, le interrogó el jefe de los diablillos. El viejo estaba algo confundido porque no eran nada amables con él, pero pensando que ése era el modo en que trataban a todos los seres humanos, asintió con seguridad. Furioso, el jefe de los diablillos le gritó en la cara: “¿Te crees que somos tontos? ¿Crees que puedes engañarnos dos veces con el mismo cuento? ¡Ya sabemos que ese feo bulto que tienes no es una bolsa de canciones!” De inmediato, el diablillo alzó su garrote y se lo puso sobre la otra mejilla, diciéndole: “¡Que te salga otro bulto en la cara!”. De este modo, el viejo rico y codicioso, que esperaba tornarse más rico y quitarse su feo defecto, se volvió tristemente a su casa con dos lobanillos en el rostro en lugar de uno.

Esta historia tradicional dio origen al refrán coreano: “Ir para quitarse el bulto y volver con dos”. ¿No les recuerda a un refrán semejante en español? Así es, este proverbio coreano es equivalente a “Ir por lana y volver trasquilado” que todos Uds. conocen. Ambos nos dicen que las cosas no siempre salen como deseamos y que en el fondo la culpa es nuestra por esperar demasiado.

 Fuente KBS WORLD

abi2904

Entradas más populares de este blog

Los Mejores 20 Dramas Coreanos (MDC)

Hola a tod@s:
Primeramente quiero agradecer a todos las personas que sin su ayuda no pude haber realizado esta votacion... ¡¡¡GRACIAS!!!... Siempre puedo contar con ustedes...
Ahora les presento los resultados de la votacion... espero que esten de acuerdo... y dejen sus comentarios que ellos nos ayudan a alimentarnos...

NOMBRES COREANOS Y SU SIGNIFICADO “S”

Me di a la tarea de investigar cuales son los significados de los nombres Coreanos, así que aquí pongo una recopilación de algunos que encontré si tienes alguno, compártelo que con mucho gusto lo pondré. Espero que les guste.
SangBenevolenteSang HeeBenevolente alegríaSang KiBenevolente energíaSang KyuMáxima ayudaSang MinBenevolente inteligenciaSang OokSiempreBuenoSeungSucesorShikHonestidadShinCreencia, Fe, Shin DongProdigioShin IlGran Creencia, FeSi WonOrigenSoHermosaSo YoungHermosa eternaSooExcelencia, Larga VidaSoo JinExcelente tesoroSoo MinExcelente inteligenciaSoo YunPerfecto loto SookNobleza, purezaSoonFácilSoon BokSuave, suave y SukGrandeSuk ChulFirmeza enormeSunBondad

Netflix y los Dramas Coreanos

Hoy les quiero platicar sobre la plataforma de stream llamada Netflix, yo creo que ya debieron haber escuchado algo, es un sistema donde puedes disfrutar de series, películas, documentales, conciertos y muchas más.

¿Pero qué tiene que ver esto con los dramas coreanos?

Llevo más de un año disfrutando de esta plataforma por culpa de mi hermano, mi sorpresa fue que con el tiempo han estado subiendo dramas coreanos, actualmente cuenta con 14 series coreanas en el catálogo en México, también puedes encontrar películas coreanas, japonesas,  chinas y por supuesto también hay Anime japonés.

Esta es una buena opción para involucrar a tu familia en los dramas coreanos, son títulos conocidos y sobre todo los puedes disfrutar en HD, es así como yo aunque ya vi muchos de estos títulos estoy volviendo a recordar pero ahora disfruto de la calidad de imagen, jejejeje, como buena adicta al Hallyu hice el esfuerzo por comprarle a mis papás una televisión de pantalla plana pero ya saben a uno le gusta…

♥ Frases Inolvidables: Boys Before Flowers

JD: Eres como el genio (Genie)…
JP: ¿”Genie”? ¿Quién es ese imbécil? ¿Es más guapo que yo?


JP: ¿No te dije que si llegabas tarde te la cargabas?
JD: ¿No te dije que no vendría?
JP: Pero estás aquí.
JD: ¡Eso es porque…!… pensé que quizás estarías aquí esperando… ¡¿Y si no hubiera venido?!
JP: ¡Pero has venido!


♥ Más vale arrepentirse de hacer algo que de no hacerlo. Ésa es mi filosofía.

♥ A partir de ahora, haz como si no me conocieras.
♥ Es mejor arrepentirse después de actuar, que arrepentirse de no haber hecho nada
♥ Unos bonitos zapatos te llevarán a bonitos lugares.
♥ Si “lo siento” fuera suficiente ¿para qué existen las leyes y la policía?

♥ ¿Puedes verlo? Mi corazón…
♥ Geum Jan Di, no me hagas esperar demasiado…
♥ Sólo dos palabras… Di que te gusto, sólo eso…
♥ Goo Jun Pyo Geum Jan di. Nuestra primera noche.

♥ Lo que querías escuchar… esas palabras… creo que ya puedo decirlas.
♥ ¿Diga? ¿Geum Jan Di? ¿Quién? ¡Oh ya recuerdo! ¡He estado tan ocupado que ni siquiera me he dado cuenta de …

Ama como si nunca te hubieran herido

Por Alfredo D'Souza