viernes, 15 de julio de 2011

LA LEYENDA DE CHOON-HYANG (parte 11)

En la cárcel, Chunhyang se asustó mucho.

"Oh!" -exclamó ella. ¡"Me voy a morir! Por favor, ¿puedo ver a mi madre?" La madre de Chunhyang corrió con su hija. "Madre, ahora es la hora de mi muerte. ¿Dónde está Yi Mong-Yong?”

"¡El contable del Rey está esperando. No te detengas a hablar!" espetó a los corredores, y antes que la madre de Chunhyang hablara, se la llevaron al patio del magistrado. Quitaron la madera cangue de su cuello y la colocó en la presencia del Inspector Secreto Real, quien, sentado detrás de una pantalla, la interrogó con severidad: "Si no amas el magistrado, di que me amas y ven a mí, al enviado del rey. Si usted se niega voy a pedir a mis hombres para que le corten la cabeza de inmediato"

"¡Ay!" Chunhyang exclamó. "¡Que infelices son los pobres de este país! En primer lugar la injusticia del juez, entonces, el Inspector del Rey, que deberían ayudar y proteger a la gente infeliz - piensa inmediatamente a condenar a muerte a una pobre muchacha que usted desea. Oh, qué triste que la gente común, y cómo lamentable es ser una mujer!"

Yi Mong-Yong ordenó entonces a las cortesanas a desatar las cuerdas que ataban las manos de Chunhyang. "Ahora levanta la cabeza y mírame", le dijo.

-No-respondió ella-, no voy a mirarte, no voy a escucharte. Córtame en trozos el cuerpo si es lo que quiere, pero nunca te mirare."

Share: